Visitar y descubrir Irlanda este verano

12 julio 2010 4 Por jexweber

Este verano puede ser un buen momento para conocer Irlanda, la isla verde tiene muchos lugares con encanto por conocer, muchas leyendas que escuchar, buena cerveza que degustar, paisajes que te dejaran anonadado y una cultura milenaria por conocer…

La mejor forma de viajar hasta Irlanda desde España es en avión hasta uno de sus 4 aeropuertos internacionales en Dublín, Cork, Belfast y Shannon, aunque también hay otros dos medios de transporte que aunque tarden más tiempo en llegar, tienen su encanto, se puede llegar en Ferry llevando tu propio coche incluso, saliendo desde Santander o Bilbao y haciendo escala en Inglaterra se llega a uno de los 6 puertos principales de Irlanda y para lo apasionados del ferrocarril se puede coger el Euro-Rail.

Antes de emprender el viaje a Irlanda tienes que conocer algunas cosas como el idioma que se habla allí, el inglés y el irlandés (gaélico) son las lenguas oficiales, las señales de tráfico y puntos de información están en los dos idiomas.

En Irlanda hay un clima templado, en verano oscila entre los 15º y los 22º y los chubascos son muy frecuentes, de ahí su verde inmensidad, por lo tanto el paraguas no está demás en la mochila en cualquier época del año en la que se vaya.

Hay que tener en cuenta el voltaje eléctrico del país, ya que es el mismo que en Inglaterra, 230 Kw, por lo que los que viajemos desde España necesitaremos adaptadores para nuestros enchufes de los cargadores de la cámara, móvil, portátil, etc…

En Irlanda del Norte la moneda de curso legal es la Libra Esterlina, mientras que en la republica de Irlanda podemos ir sin problemas con nuestros Euros.

Lo mejor para moverse por Irlanda e Irlanda del Norte es el coche, y la primera ciudad a visitar es Dublín, la capital de la Republica de Irlanda situada a orillas del río Liffey por el cual los vikingos invadieron el país en el año 800, es una ciudad cargada de historia y con un gran potencial económico.

En Dublín puedes hacer recorridos a pie realizando la ruta de los pubs conociendo todo acerca de la cultura que rodea estas tradicionales tabernas en las que se sirve Guinness, donde se dice que en ningún lugar del mundo sabe como en Dublín, cuna de esta cerveza negra. Se puede visitar el Guinness Storehouse, donde conoceremos toda la historia y la elaboración de esta mítica cerveza creada por Arthur Guinnes en la fábrica de St James’s Gate en 1759, haciendo de esta cerveza todo un símbolo de la cultura Irlandesa.

Otro lugar que recoge muy bien la historia política de Irlanda son las Mazmorras de Kilmainham, construidas en 1796, fueron las mazmorras más grandes y con mayor capacidad de toda Europa, se pueden hacer recorridos guiados para conocer la historia de Irlanda entre 1780 y 1920.

Sin duda en Dublín hay multitud de lugares por visitar como el zoo de Dublín o el Phoenix Park, multitud de acontecimientos como el Blommsday Festival que se celebra en junio, por eso os animo a que le echéis un ojo y amplíes esta información en la web de Turismo de Irlanda.

Belfast es la otra gran ciudad de la isla verde, la capital de Irlanda del Norte, es muy famosa por ser el lugar donde se construyó el fatídico Titanic, pero sin duda uno de sus mayores atractivos son las compras, es una ciudad para adictos al shopping, ya sea en centros comerciales o calles famosas como Victoria Square o Royal Avenue, donde lo último en moda se puede ver junto a las mejores antigüedades y artesanía.

Al lado del ayuntamiento de Belfast se sitúa la famosa Belfast Wheel, una noria de 60 metros desde donde se puede ver toda la ciudad.

Otro lugar histórico en Belfast, sin duda es el Castillo, construido en 1870 en piedra arenisca sobre la Colina Cave es un lugar de referencia a la hora de visitar esta bella ciudad, también muy cerca del castillo se encuentra el Zoo de la ciudad, con más de 140 especies animales.

Seguro que me dejo muchos lugares de ocio y culturales interesantes que podéis descubrir en Turismo de Irlanda.

En Irlanda del Norte se encuentra uno de los monumentos naturales más característicos del país, la Calzada de los Gigantes en el Condado de Antrim, una erupción volcánica fue el resultado de esta peculiar formación de 40000 colinas entrecruzadas de basalto, aunque hay una leyenda que cuenta como Finn McCool construyó un camino de rocas hasta Escocia para luchar contra un gigante. Sin duda, tiene que ser impresionante ver esta formación de rocas en la costa.

Irlanda tiene mucha fama por la gran calidad de sus Whiskeys, y que mejor forma que conocer toda la cultura que rodea al mundo del Whiskey que visitando la destilería más antigua, la de Bushmills en el condado de Antrim, se puede visitar un museo e incluso ver como se elabora el whiskey haciendo una visita guiada además de poder degustar un cata de Whiskey de malta 100% recién embotellado.

En el condado de Clare, al oeste de Irlanda, bañados por las frías aguas del océano atlántico podemos ver los Acantilados de Moher, con 214 metros de altura a lo largo de 8 kilómetros son un paraje natural digno de visitar y fotografiar.

Desde los acantilados se pueden divisar al horizonte las Islas Aran, a las que se puede llegar en Ferry desde Galway o Doolin, son diminutas islas en mitad del Atlántico donde se han mantenido las tradiciones ancestrales e incluso se pueden visitas muchos emplazamientos históricos como el viejo faro de Inis Oirr.

Erigiéndose sobre el Valle Golden se encuentra la Roca de Cashel, un lugar donde la historia brota por doquier, fue la sede de los Reyes de Munster durante siglos hasta que se entregó a la iglesia, la torre circular junto con la catedral son las edificaciones que más han soportado el paso de los años, también se pueden comprobar perfectamente talladas cruces celtas dentro del complejo de Cashel, sin duda, un lugar excepcional para cazar con la cámara.

Otra gran edificación medieval en perfecto estado de conservación se encuentra en Limerick, en la zona de los grandes lagos, El Castillo del Rey John data del siglo XIII y fue construido en la Isla del Rey a orillas del río Shannon, sufrió multitud de asedios a lo largo de la historia y quedo destruido varias veces, por lo que ha sido fielmente reconstruido, además, en las excavaciones cercanas se han se han encontrado todo tipo de objetos de las batallas acontecidas en sus murallas que son mostrados en un museo junto a reproducciones fieles de la vida en el Medievo.

La verdad que en Irlanda hay tantas cosas que ver, tantas cosas que contar, tantas cosas por fotografiar, que lo único que hace falta es tiempo, y en los tiempos que vivimos de eso es lo que menos tenemos, por ello hay que resumir lo que para mí es más bonito fotográficamente hablando de Irlanda. Sin duda, un país que espero visitar pronto y traer un buen reportaje fotográfico de allí.

Espero que os haya gustado.

Info: Turismo de Irlanda

Fotos Creative Commons enlazadas a la web de su autor.

Quizás también te interese