Pontón de la Oliva

18 febrero 2011 3 Por jexweber

A 8 kilómetros de Patones se encuentra uno de los mayores legados que la reina Isabel II dejó en esta zona del noreste de la Comunidad de Madrid y en plena sierra de Ayllón de la provincia de Guadalajara, el Pontón de la Oliva, es una de las presas más antiguas que gestiona el Canal de Isabel II, actualmente está en desuso y permanece como atractivo turístico – visual y un lugar elegido por los apasionados de la escalada en Madrid.



Durante el año 1848 en la ciudad de Madrid hubo una crisis por la falta de abastecimiento de agua, la ciudad crecía muy rápido, más que los servicios que podía ofrecer, es por ello que el ministro Bravo Murillo encargado de las obras publicas de la ciudad decidió buscar soluciones para el abastecimiento de agua en la ciudad, entonces se presento un proyecto para canalizar las aguas de los ríos de la sierra madrileña hasta la ciudad, uno de ellos fue embalsar las aguas del río Lozoya en una presa ubicada en el Cerro de la Oliva, aquí fue donde se construyó el Pontón de la Oliva y mediante un canal de 77 kilómetros se abasteció con estas aguas a la capital del reino.



Actualmente la presa no retiene las aguas del río Lozoya, es más, se ha abierto un canal escavado en la roca para que el río fluya con normalidad, esto deja al pie de la presa un pequeño remanso de aguas cristalinas y un excelente lugar para visitar y pasar el día, justo encima del túnel que traslada el agua del río hay otro túnel de servicio por el que se puede acceder para pasar al otro lado de la presa.



El otro lado de la presa es el lugar elegido por cientos de aficionados a la escalada, la sierra del Ayllón es partida en dos por el curso del río Lozoya y sus paredes lisas dan una verticalidad excepcional para practicar este deporte, para acceder al lugar, podéis pasar por el pequeño túnel de servicio que os he indicado antes o cruzar por la parte superior de la presa y coger una senda donde se unen varios senderos de gran recorrido como son el GR-10 y el GR-88 hasta llegar a una pequeño sendero que baja hasta la ribera del río.



En las inmediaciones del Pontón de la Oliva hay un pequeño poblado de casitas, actualmente son casas particulares de fin de semana, hay también un bar con menú del día, durante la construcción de la presa muchas de esas casas eran barracones, pues la mayoría de los peones constructores eran presos de las guerras carlistas.



En la pared noroeste que envuelve el cauce del río Lozoya hay un pequeño paseo vallado acoplado en la roca, aún se pueden observar resquicios de cadenas y estructuras que aguantarían un pequeño puente que colgaba de allí, también hay inscripciones en las rocas, como cruces y además se pueden observar aperos y material de escalada contemporáneo.


El muro de la presa está hecho a base de grandes piedras de forma rectangular, tiene una altura de 27 metros y una anchura en la base de 39 metros, en su pie en lado de retención de aguas es más ancha y se va escalonando hacia arriba para poder soportar en su época la presión de las aguas, debido a su forma de construcción, rápida, sin controles de calidad adecuados y que la mayoría de los constructores eran presos renegados y enfermos de cólera, la presa no duró mucho, enseguida el agua se filtro por sus grietas y tuvo que dejarse en desuso por seguridad ya que no podía soportar la presión del agua.



Desde el mirador colgante de uno de los muros que bordean el río Lozoya se puede contemplar un paraje espectacular con la montaña de fondo usada por escuelas de escalada para impartir sus clases, es desde aquí donde salen dos senderos, uno que discurre por la sierra siendo este un antiguo camino del personal del Canal de Isabel II y un segundo sendero que discurre por la ribera del río Lozoya hasta la presa de Navarejos.



En las inmediaciones del aparcamiento habilitado para visitar la presa del Pontón de la Oliva se pueden observar carteles e incluso edificios del Canal de Isabel II, toda esta zona está plagada de patrimonio histórico del Canal, toda esta parte de la sierra alberga caminos de servicio con viaductos acueductos de agua, muchos de ellos aún se siguen utilizando para gestionar las aguas del embalse de Atazar.

Sin duda, visitar esta zona, la majestuosidad de la presa en desuso, recorrer estos senderos y observar a los escaladores en acción es una muy buena opción para conocer lugares interesantes de esta zona limítrofe con Guadalajara, os invito a que visitéis alguna vez.

Podéis ver más fotos (59) en el set de Flickr: El Pontón de la Oliva

Donde esta el Pontón de la Oliva

Quizás también te interese

  • Un mirador con vistas a Buitrago de LozoyaUn mirador con vistas a Buitrago de Lozoya Buitrago de Lozoya es el único pueblo de la Comunidad de Madrid que aún conserva integro su recinto medieval amurallado, a los pies del puerto de Somosierra y bordeado por el río […]
  • El Arroyo de la AngosturaEl Arroyo de la Angostura Acabábamos de visitar el bosque de Finlandia y estábamos impresionados con la belleza visual de aquel paraje, que suerte de haberlo visto todo congelado, cogimos el coche en el parking […]
  • El Puente del PerdónEl Puente del Perdón Después de nuestra aventura subiendo a la Laguna Grande de Pañalara en pleno temporal, decidimos bajar hacia Rascafría y fue entonces cuando nos encontramos a la altura del Paular una […]
  • Embalse de Puentes ViejasEmbalse de Puentes Viejas Desde las murallas de Buitrago podíamos contemplar como el Lozoya ganaba caudal al bordear el meandro donde la ciudad amurallada se asienta, las aguas del río se empezaban a retener […]