Cenar en Tarazona: Restaurante Saboya 21

9 octubre 2012 2 Por Jesús Pérez Pacheco
VALORA Y COMPARTE ESTE ARTÍCULO PARA MEJORAR LA CALIDAD DEL BLOG
(Votos: 0 Promedio: 0)

Como bien sabéis si habéis seguido en twitter el hashtag #Tarazonatrip, este fin de semana hemos descubierto la monumental ciudad de Tarazona, ubicada a los pies del parque Natural del Moncayo y a unos kilómetros de Zaragoza, allí el primer día salimos a cenar al restaurante Saboya 21, ubicado en una de las zonas más céntricas de la ciudad, tuvimos una primera aproximación de lo que la gastronomía de la comarca nos iba a ofrecer el fin de semana.


Como os comentaba, el Restaurante Saboya 21 es una buena opción para salir a cenar en Tarazona, se ubica al margen izquierdo del río Queiles en dirección aguas abajo, este río cruza la localidad turiasonense de sur a norte, el restaurante hace esquina con la calle Marrodán y el Paseo de los fueros de Aragón, la parte de abajo es un bar con barra circular y en la parte de arriba se ubica el comedor, el ambiente del local es muy distinto en su planta superior, teniendo una terraza muy buena desde la que se ve gran parte de Tarazona y buena opción para los fumadores, todo decorado con una modernidad absoluta y una cocina visible a través de unos ventanales donde la limpieza y el buen hacer se dejan ver a través de estos ventanales, como curiosidad en Tarazona se celebra el festival de comedia en honor a uno de sus vecinos más populares, Paco Martinez Soria, durante esos días muchos actores pasan por el restaurante y el dueño tiene una buena colección de fotografías decorando las escaleras de subida al comedor superior.




Para abrir boca y comenzar nuestra cena en el restaurante Saboya 21 nos sirvieron un par de caldos de la tierra, un blanco y un tinto para la carne que vendría al final, un Chardonnay 2011 blanco y refrescante con denominación de origen Cariñena, un pueblo muy cercano a Zaragoza, el tinto era un Pagos del Moncayo con denominación de origen Campo de Borja, garnacha 100% del 2010.

Para degustar también el sabor de la tierra turiasonense, degustamos un par de aceites, un aceite del Moncayo, Silbis Virgen extra y un aceite especial de la almazara la Veronica, una antigua almazara con 120 años de antigüedad en Tarazona y que se ha recuperado recientemente ofreciendo el Olituriaso, un aceite virgen extra que estaba muy rico.



Tras degustar los aceites de la tierra pasamos a mayores, nos sorprendieron con unos caracoles típicos de Tarazona, rellenos de perrochico, una seta de primavera que recogen en las proximidades del Moncayo, probamos también una filloa de borraja, rellena de espinacas con queso, aderezada con azafrán, brotes de ajo y piñones de los pinares de Valladolid a continuación llegó un plato que me gustó mucho, quizás porque era la primera vez que comia una colmenilla, una seta especial que crece en las proximidades de los rios, nos sirvieron un plato con colmenillas rellenas de mousse de lechecilla y crema de foie, un plato exquisito muy de la tierra.


Los platos fuertes del restaurante Saboya 21 que nos tenían preparados para la cena fueron una viera adecentada con cebollas chalotas hongos fileteados y una bechamel con queso gratinado por encima, la representación del mar en la cena vino por parte de la viera, como colofón probamos el ternasco, el cordero destetado que ha pasado unos meses pastando en el monte comiendo todo tipo de hierbas, algo muy típico de Aragón y esta zona de de Tarazona, el plato consistía en una paletilla al horno de leña de encina que había en la cocina acompañada de patatas y algo de ensalada, tengo que reconocer que no soy mu y de cordero, pero este tipo no me sabia como el habitual lechazo, tenía un sabor más consistente y muy aromático.

Para finalizar nuestra cena en el Saboya 21 nos deleitaron y sorprendieron con este colorido postre, postre que lleva los colores de uno de los iconos de la ciudad de Tarazona, el famoso Cipotegato cuya festividad se celebra el 27 de agosto en la cual se acribillado a tomatazos, más adelante os hablaré de tan famosa festividad, el postre consistía en una mousse de queso suave con gelatina de colores, helado de tomate con regusto picante y una mermelada de tomate al whisky picante, sin duda un postre muy original al que creo que recordar lo llamaron 27 de agosto a las 12, momento justo en el que se celebra la festividad.

Sinceramente salimos muy satisfechos del Restaurante Saboya 21, es una comida contundente con productos muy tradicionales de la tierra, las setas son uno de los ingredientes principales de muchos platos y el cordero ya sea en lechal o ternasco no falta en la gastronomía turiasonense, se puede comer de lunes a viernes de menú del día por 15€ + IVA y los fines de semana 21,50€ + IVA, para cenar lo habitual es cenar de carta donde los precios no son demasiado caros y van acorde con la calidad que allí ofrecen, así que el restaurante Saboya 21 es una buena opción para salir a cenar en Tarazona.

Podéis ver más fotos en el set de Flickr: #Tarazonatrip

Precios y carta: Restaurante Saboya 21

¿Dónde está el Restaurante Saboya 21?

Quizás también te interese